Idioma:
The-romantics-mandala-cancun-nye-party
Cancun EN ES

Mi primer beso en el mejor antro: The City Club Cancun

El mudarme de Querétaro a Cancún ha sido un viaje lleno de primeras experiencias, comenzando con que esta es mi primera vez en Cancún, fue mi primera vez viajando en un avión, también es la primera vez que viviré sola, pero sin duda alguna, mi mejor primera vez hasta ahora corresponde a la noche en que me enamoré en el que para mí es uno de los mejores nightclubs de Cancún: The City Club Cancun.

Podría decir que esta ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida, aunque dejar a todos mis seres queridos para aventurarme a una vida sola, no ha sido tan fácil. Pero como dicen, la vida está hecha de decisiones y yo decidí arriesgarme y alejarme de una vida rutinaria y sin emociones.

Así que, con maletas en mano, llegué a Cancún. Ms primeros días en este destino los dediqué a disfrutar del mar y agarrar un poco de colorcito. Mandala Beach Cancun se convirtió en mi lugar favorito para dorar mi cuerpecito y justo para celebrar mi llegada a este paraíso, mi primer viernes en Cancún mi prima y yo decidimos salir de antro. Debo confesar que mi prima es una partyholic experimentada, y me aseguró que Cancún de noche no tiene comparación.

Así que ese viernes salí de casa lista para disfrutar de una noche de fiesta, sin anticipar que también viviría una de las experiencias más divertidas y románticas de mi vida en The City nightclub. Ahora les cuento a detalle la historia de esta aventura.

Pool party The City Club Cancun

Mi prima y yo llegamos al ‘party center’ y honestamente no sabíamos a qué antro ir, dudabamos entre La Vaquita o The City Club Cancun, pero ella recordó que en The City es el rey de los viernes y afirmo que la noche en sí fue un espectáculo. Luces, pantallas gigantes, un video con un conteo regresivo a media noche que te hace meterte aún más en la fiesta, cientos de personas divirtiéndose, todo eso es único y casi indescriptible, tienes que vivirlo.

La noche iba increíble, bailamos y comenzamos a disfrutar de la barra libre y mientras brindábamos por estar juntas en Cancún, nos topamos con un grupo de chicos que venían de Santa Mónica California, y que estaban celebrando su graduación de la universidad.

Voy a confesarles que uno de ellos me flechó al instante, su nombre: Patrick. Me contó que su nombre se debe a que nació el día de San Patricio y mientras hablaba, yo me concentraba en sus hermosos ojos verdes y su sonrisa perfecta. También me dijo que esta era su primera vez en Cancún y en The City Club Cancun (si, una cosa en común que tuvimos). ¿Cómo es que tuvimos esta amena charla entre tanto ruido? La verdad es que mi prima y yo salimos a tomar un poco de aire (a fumar) y él con sus amigos nos alcanzaron, así que tuvimos oportunidad de platicar un rato.

 

The City Club Cancun

The City Club Cancun

Otro de los amigos del “amor de mi vida”, David, también fue muy amigable y atento con nosotras. Con él bromeamos sobre la pronunciación de su nombre en español, ya que “David” es un nombre común en México. Luego de un rato de platica con estos chicos, decidimos entrar nuevamente al antro para seguir tomando y bailando. Justo al entrar, el DJ tocaba un set de hip hop –mi música favorita-, así que comencé a bailar y de repente Patrick tomó mi mano y me llevó al centro de la pista para bailar con él. No sé si es porque bailaba con el chico más guapo del lugar o porque The City Disco toca la mejor música y sabe armar un mega ambiente, pero no quería que la noche terminara. Creo que mi prima notó que yo estaba muy feliz, porque jamás mencionó que ella quisiera irse, así que nos quedamos casi hasta que cerró el lugar.

Y en lugar de irnos a casa y tal vez animadas por los últimos shots que nos tomamos, decidimos ir a la playa de Mandala Beach para seguir platicando, contemplar las estrellas y esperar hasta el amanecer. Para muchos de nosotros, fue nuestra primera vez viendo como el sol se levanta sobre el Mar Caribe. Y así es que pasó mi mágico primer beso en Cancún, frente al amanecer más espectacular que jamás he visto y con un tipo increíble de ojos verdes, sonrisa perfecta y labios deliciosos.

Lamentablemente, como todo cuento de hadas, esta “noche” de fiesta debía terminar y justo cuando los chicos nos acompañaban a tomar un taxi, nos encontramos a un amigo de mi prima que se ofreció a llevarnos. Fui tan inesperado que nos despedimos brevemente y olvidé pedir algún dato a Patrick. Me fui sin su número telefónico o alguna de sus redes sociales. ¿Qué se hace en estos casos? Mi prima me dijo: “simplemente recuerdas que viviste una gran noche y te preparas para la siguiente”.

Fiesta en The City Club Cancun

Cuando llegamos a casa, yo estaba muy cansada pero mi mente esta al mil. Y es que, si te pones a pensar, cuando compras una barra libre no pagas por la borrachera (bueno algunos sí), en realidad tu boleto te incluye una gran noche rodeada de gente increíble que puede hacer de una noche de fiesta, la mejor noche de tu vida.

Por lo que mi consejo para ti partyholic es:

  1. Ven a Cancún.
  2. Ve al antro de tu preferencia, ya sea La Vaquita, Mandala, Dady’O, Palazzo O The City Club Cancun.
  3. Baila toda la noche, hasta que ya no puedas más “Don’t stop the party”.
  4. Si conoces a alguien en el antro que te guste, no te olvides de pediré su teléfono o alguna red social ya que puede ser que no lo veas nuevamente (y termines buscando en todas las redes sociales fotos de esa noche para ver si lo logras encontrar).

Llevo sólo unas semanas en Cancún y he descubierto que tiene playas divinas, cenotes, tours en la selva, una laguna junto al mar y entre todas las cosas que hacer en Cancún, mi favorita es y será salir de fiesta.

Tienes que descubrir la vida nocturna de Cancún para saber por qué es tan icónica. Cuando veas todos los antros y hoteles iluminados, sabrás de lo que te hablo.

Si estás pensando en independizarte o comenzar de nuevo… ¡No lo pienses más! Haz tus maletas, despídete de tu familia y de tu perro, especialmente de tu perro, y ven a Cancún por una experiencia inolvidable, esa que le vas a contar a tus hijos y a tus nietos.

¡Nos vemos en el viaje!